II Cumbre de regiones del mundo sobre Seguridad Alimentaria

22 octubre, 2012

Seguridad Alimentaria no es solo tener que comer o alimentarse para no morir. Tiene que ver con la alimentación física, mental y espiritual.

Es trabajar para la humanidad, tomando como foco y prioridad en la niñez que está en la edad de desarrollar sus capacidades para convertir al talento humano como la mayor riqueza de una nación. La desnutrición en el niño no solo que mata al niño, sino que, si logra sobrevivir crece con capacidades mentales y físicas limitadas que ya de grandes por mas alimentación sana y nutritiva que tengan ya no podrá recuperar sus capacidades como personas.  

 La Seguridad Alimentaria y la Desnutrición de niños y  niñas en el mundo son dos temas que deben estar entrelazados en los objetivos que los gobiernos deben atacar como una problemática prioritaria en el mundo. La Alimentación y la Desnutrición no deben concebirse como programas complementarios, sino como programas prioritarios que requiere la suma de voluntades de todos los niveles de gobierno.

 Seguridad Alimentaria es darle sentido al campo y a la vida rural desde la perspectiva de un desarrollo para la vida, donde la educación es el motor para dignificar la vida rural, para lo cual es fundamental saber conjugar la equidad y la vida como una estrategia de la seguridad alimentaria, transformando al desarrollo rural como el motor de la economía que mejore oportunidades en el campo. Saber cómo se trabaja sobre las necesidades tiene que ir de la mano de las capacidades de los habitantes para transformarse como personas. Pues, vivir en el sector rural no puede significar vivir pobre y empobrecido.

Debemos cambiar el concepto del hombre y la mujer rural, que vivir en el campo no signifique sobrevivir sino vivir con dignidad, que en definitiva seria el vivir bien.

En este contexto, la Cumbre de Regiones del Mundo sobre la Seguridad Alimentaria, tiene por objeto que las autoridades locales y nacionales, gobiernen más allá de las obras de cemento y asuman la importancia de la Alimentación como un derecho humano mundial, y se conviertan en formuladores y ejecutores de las políticas públicas nacionales y locales, en cuanto a la gestión territorial para garantizar la soberanía alimentaria en cada uno de los Estados, cuya suma de acciones pueda incidir en la consecución de la seguridad alimentaria en el mundo, que por incidencia de una agricultura globalizada han protagonizado procesos de monocultivo y extrativismo en la agricultura, poniendo en peligro la vigencia de este derecho.

 En sus intervenciones, tanto Paul Carrasco Prefecto del Azuay, quien el día de hoy asumirá la Presidencia de los próximos dos años del Foro Regional de las Regiones Unidas, FOGAR, así como el Alcalde y el Gobernador de Medellín, han dicho que es hora de empezar a medir y a difundir los resultados que los Estados han alcanzado en este tema, que requiere del compromiso político de los gobiernos y el otorgamiento del presupuesto y financiamiento en cada Estado.

 Es hora que los gobiernos del mundo asuman agriculturas que no empobrezcan cada día a la humanidad, sino que construyan agriculturas sostenibles en perfecta armonía entre los derechos humanos y los derechos de la naturaleza, una agricultura que enorgullezca y dignifique el campo, pues de lo rural depende la vida de las urbanidades del mundo.

Lourdes Tiban
ASAMBLEÍSTA DE LA REPÚBLICA POR COTOPAXI

Compártenos y Síguenos!!:
  • Facebook
  • В закладки Google
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • MySpace

Previous post:

Next post: