Carta Abierta a los Marchantes de la Dignidad, la Soberania y la Vida

22 marzo, 2012

Ahora que se vuelve a levantar el pueblo que ama la vida, ahora que desde el Pangui en Zamora, se ha desplegado un ramillete multicolor de campesinos, indígenas, maestros y defensores populares, es tiempo de que la Patria renazca ante la afrenta y el entreguismo que azota la república, desde enero de 2007.
No olvidemos que fue Rafael Correa quien calificó de traición a la patria, cualquier intento por entregar campos petroleros estatales en plena producción. Hoy queda muy poco por privatizar, lo grueso del pastel ha sido festinado a la voracidad de empresas contratistas multinacionales.

Ante esta infamia, los marchantes deben elevar su voz de protesta para condenar el entreguismo expresado en la privatización de más de 12 campos petroleros, entre los que se destacan las joyas de la corona: Sacha, Shushufindi, Auca y Libertador. Mientras el Yasuní sigue siendo afectado por la ex Oxy-PetroamazonasEP, por Repsol y Andes Petroleum, Correa y su alfil -Wilson Pastor- aceleran al máximo, para continuar desmembrando la Amazonía, con la licitación internacional de 12 campos al suroriente, ubicados en plena selva virgen, entre las provincias hermanas de Pastaza y Morona Santiago.

No es casual el acuerdo suscrito entre el Presidente Correa y Ollanta Humala para que éste último ceda la capacidad del fronterizo oleoducto norperuano, a fin de transportar los 200 millones de barriles que hay en el subsuelo, según reservas probadas. En materia petrolera el festín ha sido completo durante la revolución ciudadana, se entregó Pungarayacu a Ivanhoe; Pacay y Pañacocha a Petroamazonas; el campo Oglán a Agip; Culebra, Yulebra y Anaconda a Petgas Tuscany; el Bloque 4 y 40 a Enap Chile y PDVSA, etc. La política vendepatria se evidencia en la renegociación de los contratos petroleros bajo una reformada Ley de Hidrocarburos, por parte de los asambleístas de gobierno, que faculta al Ejecutivo el concesionar todas las fases de la industria, llámese refinación, transporte, comercialización, etc.

Según fuentes oficiales, por cada dólar que aumenta el precio del barril de petróleo en el mercado internacional, el país gana 79 millones de dólares adicionales al Presupuesto General del Estado. No obstante, si consideramos que las petroleras privadas producen un promedio de 140 mil barriles por día, el solo aumento de $1 en el precio del crudo les representa 140.000 dólares diarios de ingresos adicionales; o sea, 51 millones al año por cada dólar que sube el costo del barril de petróleo. Si el estado reconoce a las privadas como tarifa un promedio de $.40 por barril producido, hoy el costo llega a los 100 dólares, es decir las compañías obtienen 60 dólares extras de ganancia, sin hacer nada, que multiplicados por los 140 mil barriles día, suman $. 8’400.000 diarios, lo que se traduce en 3066 millones de dólares anuales de ingresos extraordinarios, a favor de las petroleras. En el caso de los contratos con las Telefónicas Movistar y Claro (Porta), según la Superintendencia de Telecomunicaciones, los ingresos anuales netos en 2009 fueron de 1630 millones; en 2010, 1730; y en 2011, 1913 millones de dólares, con un mercado de más de 15 millones de usuarios.

A ese ritmo de ganancias de usura, en los 15 años de contrato, fácilmente superarán los 30.000 millones de ingresos. A cambio el gobierno de Correa se conformó con 700 millones de dólares, pagaderos a plazos durante la vigencia del contrato. Apenas el 2% de los ingresos de las Operadoras es la vergonzosa herencia de la renegociación impulsada por el gobierno de las trasnacionales telefónicas. El entreguismo raya en traición a la patria, ya lo dijo el Viejo Luchador, “Aquellos que venden la república merecen llevar la marca de la eterna infamia y ser tachados como reos de parricidio”. A la distancia se acrecienta, se agiganta la marcha de la soberanía, bravos caminantes de a pie son los que ingresan a Quito, no son los Gutiérrez o los gran hermano, es una manifestación auténtica de rechazo popular frente al atropello de los derechos de los trabajadores, frente a la carrera armamentística multimillonaria que ha reforzado el aparato represivo del gobierno y ha despilfarrado fondos públicos con la compra de superbombarderos y helicópteros artillados, que se caen por el peso del derroche irresponsable del régimen.

El Ecuador de la miseria se desnuda en medio de un país inundado por el crudo invierno, frente a lo cual Correa y su aparato publicitario gasta millones de dólares para defender la revolución del entreguismo. Los medios, ECUAVISA, Teleamazonas, entre otros, siguen su juego perverso recibiendo millonadas por los spots del oficialismo, para atisbar el fuego y tratar de pescar a río revuelto. Es público y notorio a quien representan, pues el pueblo jamás ha tenido libertad de expresión pues los medios los controlan los grupos empresariales vinculados a Eljuri, Mantilla y Egas.

Hoy en el Ecuador se vive una guerra mediática entre dos grupos de poder en disputa por control y usufructo del estado. El verdadero pueblo se aproximada en grupos de a cien, de a mil de a cinco mil. Entre tanto, la alta oficialidad castrense y policial acondiciona sus pertrechos para reprimir a los de a pie. Ellos actúan en consecuencia y gratitud de los latisueldos que hoy perciben gracias a la revolución ciudadana.

Por su lado la tropa agacha la cabeza cumpliendo órdenes superiores sin pensar siquiera que a quien van a reprimir es a su propio hermano. La Patria hoy vive dividida gracias a la intolerancia y el desencanto de un gobierno que ha festinado la república, condenando a la clase media a vivir en condiciones de miseria.

Diarios como El Universo, El Expreso, La Hora, etc., han sido el combustible mediático para incendiar la paz social. El costo de la vida se ha vuelto insostenible ante el incremento imparable de los precios de los productos de primera necesidad.

Mientras Correa, en cinco años, pasó de ganar 4000 dólares en 2007, hoy percibe 7000 dólares mensuales de sueldo; por su parte, el 80% de los ecuatorianos (as) ganamos un promedio de 300 dólares. Si señor Presidente, Ud. no sabe lo que es pasar hambre, a Ud. poco le importa que decenas de miles de estudiantes vean frustradas sus ilusiones por ingresar a las universidades públicas, ya que su gobierno se encargó de abolir el libre ingreso.

En fin, hay razones de sobra para seguir hurgando la pus de esta maltrecha revolución, sumida en la corrupción generalizada. El oleaje crece, el tsunami popular se acerca. El resultado es previsible, enfrentamiento a la vista mientras las riquezas del Ecuador han sido hipotecadas al capital chino y norteamericano. ¡Vivan los caminantes por la vida, Vivan los defensores de la Pachamama, Vivan los luchadores sociales y activistas por la soberanía!.

Galo Benítez N.
Prensa Alternativa

Compártenos y Síguenos!!:
  • Facebook
  • В закладки Google
  • Bitacoras.com
  • StumbleUpon
  • MySpace

Previous post:

Next post: